Impulsores de conducta

Impulsores de conducta

Durante la infancia, el entorno familiar y social del niño le enseña los conceptos para tener éxito en la vida. Estos conceptos aprendidos, desde la teoría del Análisis Transaccional se denominan “impulsores de conducta”, y describen las conductas claves que la persona seguirá a lo largo de su vida y que le llevará a ser eficaz o ineficaz en las acciones que emprenda.

Los impulsores, de definen como: “secuencia de comportamientos que ocurren en espacio de minutos o incluso segundos, como si estuvieran ensayados”. Son patrones de conducta que la persona tiende a repetir de forma continua.

Los impulsores se programan en base al modelo de conducta observado en las personas del entorno familiar del niño. (Por ejemplo: la madre o padre, que constantemente le apremiaba a complacer o darse prisa para todo …). Cuando se ha interiorizado un impulsor se tenderá a seguirlo; si por ejemplo la persona tiene un “date prisa”, hará todo lo necesario para “justificar la creencia “que siempre hay que ir con prisas y para ello, aceptará más trabajos de los que puede terminar a tiempo, llegará tarde a las citas o no planificará el tiempo adecuadamente.

Los impulsores de conducta pueden ser fuente de eficacia o ineficacia, según el grado de activación. Si son positivos son útiles y ayudan a la persona a ser eficaz y productivo; sin embargo, si los mensajes son negativos en exceso, la persona puede llegar a la ineficacia al subestimar sus potencialidades, habilidades, deseos o necesidades.

Cuando se actúa bajo la influencia del impulsor, la persona se siente bien e incluso puede aumentar su nivel de rendimiento inicial y pensar, que es bueno actuar de esta manera, pero si se mantiene en el tiempo pierde efectividad, porque actúa como un frenador que consume energía sin producir los resultados esperados e incluso puede incrementar la cuota de errores, además de ser una fuente de estrés y de ineficacia.

Si se está bajo la influencia de un impulsor es necesario “desactivarlo” dándose permisos para: “estar satisfecho con lo realizado, ser realista, comprender los puntos débiles, aceptar los errores y sentirse bien logrando los objetivos marcados”.

Los cinco impulsores de conducta:

  • Se perfecto: Mensaje: “tienes que ser el mejor, el primero…”
  • Se fuerte: Mensaje: “no muestres cansancio, emociones, debilidades…”
  • Complace: Mensaje: “complace a todos los demás, tú no eres importante…”
  • Date prisa: Mensaje: “siempre hay que hacer todo deprisa y rápido…”
  • Esfuérzate: Mensaje: “lo importante es intentarlo una y otra vez…”

¿Quieres más información? Contacta con nosotros